“El hombre y la mujer poseen una visión diferente del amor que a menudo se infravalora y se convierte en una fuente de problemas”

Giorgio Nardone

Coaching para ParejasLos problemas de pareja pueden surgir por diferentes motivos, entre los que cabe destacar:

  • Los dos miembros de la pareja son incompatibles en alguna o varias dimensiones de la compatibilidad: valores, estilo afectivo, estilo de vida o sexualidad.
  • Uno o ambos miembros de la pareja son inmaduros.
  • La pareja es incapaz de resolver los problemas que se van presentando a lo largo de la relación.
  • El número de interacciones negativas entre los dos miembros de la pareja es muy superior al número de interacciones positivas.

Las interacciones positivas ocurren en aquellos momentos donde los dos miembros de la pareja se tratan con amabilidad, cariño y respeto e intercambian emociones positivas (amor, afecto, alegría, felicidad, gratitud, humor, risas, complicidad, satisfacción sexual, etc.). Las interacciones negativas ocurren cuando uno de los dos (o ambos) critica, regaña, castiga, grita, ignora, rechaza, controla y/o trata al otro con desprecio, suscitando emociones negativas (ira, rabia, culpa, resentimiento, miedo, tristeza, decepción, frustración, dolor, etc.)

Por desgracia, en algunas ocasiones los problemas de pareja no tienen solución. Esto es así en los siguientes casos:

  • Uno o ambos miembros de la pareja ha dejado de querer al otro.
  • Existe un alto grado de incompatibilidad que hace imposible la convivencia.

Afortunadamente, en muchas ocasiones los problemas pueden llegar a tener solución y la pareja puede ser capaz de recuperar los valores que definen la intimidad en una buena relación amorosa: cariño, comunicación, confianza, respeto, honestidad, fidelidad, lealtad, generosidad y apoyo del uno hacia el otro.
En este contexto, el coaching de pareja tiene como objetivos:

  • Recuperar la intimidad entre los dos miembros de la pareja para que cada uno vuelva a sentirse amado, escuchado, respetado y comprendido por el otro.
  • Aprender a solucionar problemas buscando siempre soluciones satisfactorias para ambas partes.
  • Construir una relación sólida.

Aunque lo ideal es trabajar con los dos miembros de la pareja, también es posible mejorar la relación en el caso de que el proceso de coaching solo lo realice uno de los dos.

Coaching para parejas