“Cada uno de nosotros construye la realidad que después padece”

Alessandro Salvini

Terapia breve estratégica

La Terapia Breve Estratégica (TBE) es capaz de resolver en tiempos breves complicados problemas humanos (individuales, de pareja o familiares) mediante soluciones aparentemente simples.

El modelo evolucionado de TBE, fruto de las investigaciones del Centro de Terapia Estratégica de Arezzo, dirigido por el profesor Giorgio Nardone, se basa en el modelo tradicional de terapia breve del Mental Research Institute de Palo Alto (Watzlawick, Weakland, Fisch) y en el modelo enfocado a la solución de De Shazer.

Desde la perspectiva de la TBE:

  1. Los problemas psicológicos del ser humano son el producto de un modo de percepción y reacción disfuncional hacia la realidad.
  2. Para lograr un cambio terapéutico no es importante conocer “por qué” se formó el problema en el pasado, sino “cómo” se mantiene en el presente.
  3. Lo que hace que una dificultad se convierta en un problema psicológico es lo que la persona hace o piensa en su intento por resolver la dificultad. En el momento en que estos intentos de solución no funcionan, generalmente se utilizan aún más (basándose en la ilusión de que al hacer “más de lo anterior” será más efectivo), complicando la situación en lugar de resolverla. De este modo, las soluciones intentadas se convierten en el problema.
  4. Mediante estrategias y técnicas terapéuticas específicas podemos bloquear o cambiar las soluciones intentadas disfuncionales. De este modo interrumpimos el círculo vicioso que alimenta la persistencia del problema y abrimos el camino a un cambio a nivel emocional, cognitivo y conductual, basado en nuevas percepciones de la realidad.

El principal instrumento terapéutico utilizado en TBE evolucionada es el diálogo estratégico, mediante el cual el psicoterapeuta guía a la persona hacia una percepción alternativa de la realidad y a “descubrir” el modo de resolver sus problemas y dificultades en relación consigo misma, con los demás y con el mundo.

La TBE evolucionada presenta una alta eficacia y eficiencia, muy superior a las psicoterapias convencionales y se utiliza con gran éxito para el tratamiento de los trastornos fóbicos y de ansiedad, depresión, trastornos de la alimentación, trastornos sexuales, problemas de la infancia y de la adolescencia, así como para la solución de problemas interpersonales (de pareja, familiares, laborales, etc.).

Terapia breve estratégica