Las 3 creencias necesarias para encontrar pareja

Muchas personas tienen dificultades para encontrar pareja y lo atribuyen a que “el mercado está muy mal”, “las personas que valen la pena ya están ocupadas”, “a mi edad es imposible encontrar pareja”, “soy un desastre en el amor”, etc.

Estas creencias parecen inofensivas pero son extremadamente dañinas, puesto que actúan como “profecías que se autorrealizan” e impiden encontrar pareja estable.

Existen dos tipos de creencias: las potenciadoras y las limitadoras. Las primeras son las que nos ayudan a generar los recursos internos para alcanzar nuestros objetivos. Las segundas actúan de forma contraria ya que bloquean nuestros recursos y nuestras capacidades.

Robert Dilts, prestigioso autor e investigador en el campo de la PNL (Programación Neurolingüística), define tres tipos de creencias limitadoras que impiden que alcancemos nuestros objetivos. Si nos referimos al objetivo de encontrar pareja, estas creencias son las siguientes:

1.- Creencias de desesperanza

Son todas las variantes de “es imposible encontrar pareja”, como por ejemplo: “ya no queda nadie que valga la pena”, “hoy en día nadie quiere comprometerse”, etc.

Las personas que tienen estas creencias van por la vida con una actitud defensiva y transmiten mucha negatividad, lo cual hace que los demás se sientan incómodos con ellas y, en consecuencia, se alejen.

2.- Creencias de impotencia

A este grupo pertenecen las creencias relacionadas con “yo no soy capaz de encontrar pareja”, como por ejemplo: “no soy una persona suficientemente atractiva”, “estoy demasiado gordo/a”, “a mi edad ya no puedo encontrar pareja”, etc.

Estas creencias disminuyen la autoconfianza de la persona y hacen que se comporte de una manera torpe e insegura. Como consecuencia, los demás la ven poco atractiva, pero no por sus característica físicas, sino por su actitud vital.

3.- Creencias de ausencia de mérito

Son las creencias basadas en “yo no me merezco encontrar pareja”.

Estas creencias son las más difíciles de detectar y son indicadoras de un nivel muy bajo de autoestima. A este grupo pertenecen las siguientes: “nadie podrá quererme”, “seguro que mi próxima pareja también me abandonará”, “las personas como yo no tienen pareja”, etc.

Las personas con este tipo de creencias son muy desgraciadas en el amor. Muchas no tienen pareja. Otras se enamoran de personas que no les convienen y quedan atrapadas en relaciones insatisfactorias y en la dependencia afectiva. Y también hay algunas que eligen bien a sus parejas pero que, debido a su baja autoestima, son presa de ataques de celos infundados, que acaban por “sabotear” y destruir la relación.

Para alcanzar cualquier objetivo que nos propongamos, ya sea personal o profesional, es necesario que transformemos nuestras creencias limitadoras en creencias potenciadoras.

Veamos cuáles son las tres creencias potenciadoras necesarias para encontrar pareja:

1.- Creencias de esperanza

Dentro de este grupo tenemos las siguientes: “es posible encontrar pareja”, “hay personas que valen la pena que también están buscando pareja”, “hay muchas personas que buscan una relación estable con compromiso”, “es posible encontrar pareja a cualquier edad”, etc.

Si piensas que “todas las personas que valen la pena ya están ocupadas” ya va siendo hora de que desafíes esta creencia. Si bien es cierto que muchas personas que valen la pena están ocupadas, “muchas” no es lo mismo que “todas”. Además de las personas que actualmente están libres y deseosas de iniciar una relación, cada día aparecen otras nuevas que quedan disponibles debido a que se han separado o han enviudado.

También es importante que tengas en cuenta que no necesitas encontrar cientos de personas disponibles. Lo único que necesitas es encontrar una persona que sea adecuada para ti.

2.- Creencias de capacidad

A esta categoría pertenecen las siguientes: “yo soy capaz de encontrar pareja”, “soy una persona interesante y atractiva”, “voy a encontrar una persona maravillosa”, etc.

Si crees que “no eres suficientemente atractivo/a” para encontrar pareja” solo tienes que mirar a tu alrededor para darte cuenta de que esta creencia es falsa. Verás que hay muchas personas que aunque no sean físicamente atractivas están felizmente emparejadas. Por otro lado, también puedes observar que hay hombres y mujeres muy atractivos que desearían tener pareja y no lo consiguen. La conclusión es que el atractivo físico de una persona no determina para nada su capacidad para encontrar pareja. Por lo tanto, no te “autoengañes”, si no tienes pareja estable puedes estar bien seguro o segura de que no es por culpa de tu aspecto físico.

3.- Creencias de merecimiento

Dentro de este grupo cabe destacar las siguientes: “yo me merezco encontrar pareja”, “me merezco encontrar una persona maravillosa”, “me merezco ser feliz en pareja”.

Si realmente piensas que “nadie podrá quererte porque no te lo mereces”, debes trabajar para desarrollar tu autoestima. Recuerda que tu creencia no tiene ningún fundamento ya que todos los seres humanos merecemos ser amados. Repítete todos los días las frases siguientes: “soy una persona valiosa” y “me merezco lo mejor”.

Finalmente, si crees que eres “un desastre en el amor”, deberías analizar cuáles han sido las causas del fracaso de tus anteriores relaciones. Lo más probable es que no hayas escogido bien a tus parejas. Elegir una persona compatible en valores, estilo de vida, estilo afectivo y sexualidad es una condición necesaria para que una relación de pareja sea viable a largo plazo.