Cómo evitar una seudorrelación amorosa

No puede existir amor de verdad sin compromiso. Sin embargo, no todo el mundo quiere comprometerse. Dos personas pueden empezar a salir juntas, sentirse a gusto la una con la otra y tener relaciones sexuales fabulosas, sin plantearse ningún proyecto de futuro. Si ambas desean lo mismo, todo va bien. El problema surge cuando una de las dos se enamora y quiere una relación estable con compromiso, mientras que la otra persona solo desea una “amistad con derecho a roce”. Este tipo de vínculo en el que no existe reciprocidad afectiva tiene un nombre: seudorrelación.

Cualquier persona que desee una relación de pareja estable y satisfactoria, debería evitar quedar atrapada en una seudorrelación, puesto que lo único que va a conseguir es perder el tiempo y la autoestima.

Si no quieres caer en la trampa de una seudorrelación, te recomiendo que sigas estos 4 consejos.

1.- Identifica las señales de peligro

Las personas que no quieren comprometerse suelen manifestarlo de forma inequívoca al principio de la relación.

En consecuencia, hay que saber escuchar con atención los mensajes que, ya sea verbalmente o por escrito, nos envía nuestra potencial pareja. Si alguien te dice “no quiero comprometerme porque tengo miedo a que me hagan daño”, está dejando muy claro que no tiene intención de ir en serio. En este caso, lo más sensato es que no pierdas ni un minuto más con esta persona. Si sigues con ella tendrás que conformarte con una seudorrelación y perderás la oportunidad de encontrar a alguien que te ame de verdad.

Por el contrario, si te dice “quiero una relación seria, pero tengo miedo al compromiso (o a que me hagan daño) y quiero ir despacio” significa que quiere avanzar pero sin precipitarse. En este caso, lo más aconsejable es darle la oportunidad de que poco a poco afronte sus miedos. De todos modos, si sientes que la relación se estanca y no se consolida, sigue los consejos que vienen a continuación.

2.- No estés pendiente de esta persona

Si sales con alguien que solo te ve cuando le apetece (te envía mensajes para quedar a última hora, nunca quiere hacer planes por adelantado, etc.), deberías evitar seguirle el juego. Mientras que no tengas la seguridad de que vais a pasar juntos todo el fin de semana, debes hacer tus propios planes. No esperes a que tu potencial pareja te llame el mismo sábado para quedar. Si condicionas tu agenda a la suya estarás facilitando que la relación se estanque y se convierta en una seudorrelación.

Haz tu vida: queda con tus amigos y mantente abierto/a a conocer a otras personas. No hace falta decir que mientras que no exista el compromiso por ambas partes de avanzar hacia una relación estable, tú puedes salir con quien te apetezca. Esto significa que, en el caso de que estés inscrito/a en una web de citas, no cerrarás tu perfil hasta que estés convencido/a de que tu relación está consolidada.

3.- Evita autoengañarte

Una persona puede gustarte porque tiene muchas cualidades que valoras. Podéis ser compatibles en estilo de vida y tener aficiones comunes. Sin embargo, debes tener en cuenta que los dos primeros requisitos que tiene que cumplir un hombre o una mujer para poder ser tu potencial pareja son: “estar legal y emocionalmente disponible” y “estar dispuesto/a a establecer una relación de pareja estable”. Si no cumple estos dos requisitos será mejor que te olvides de él o de ella.

Por otro lado, no caigas en la tentación de pensar que con tu amor y tu paciencia conseguirás que la relación avance. La probabilidad de que esto ocurra es mínima.

4.- Conecta con tu dignidad

La dignidad es el respeto hacia uno mismo y constituye el núcleo de la autoestima. La persona que tiene dignidad se siente merecedora de amor, respeto y felicidad, y actúa en consecuencia protegiendo sus intereses.

La persona que se respeta a sí misma no cae en las trampas de los mitos románticos y nunca permanece en una relación insatisfactoria porque sabe que se merece que la amen de verdad. Es decir, se merece una relación de pareja en la que haya pasión, intimidad y compromiso.

Ten siempre presente la frase del profesor Giorgio Nardone: “Si una persona no siente el deseo o el valor de arriesgarse por ti, no vale la pena correr el riesgo de estar con ella”.

Si quieres encontrar pareja y disfrutar de una relación satisfactoria y duradera, te recomiendo mi libro Amor de verdad (Planeta / Zenith, 2016): una guía con las claves esenciales para aprender a elegir no solo con el corazón, sino también con la cabeza.