Libro Amor de verdad

Cómo encontrar el amor y hacer que dure

Las relaciones de pareja deberían ser una fuente de felicidad y goce, pero, por desgracia, no siempre es así.

Muchas personas se quejan de que no encuentran pareja, otras inician relaciones que no les convienen, pierden su dignidad y soportan situaciones que las hacen sufrir. Por otro lado, cada vez hay más parejas que se rompen porque sus miembros no son capaces de solucionar los conflictos que van apareciendo a lo largo de la relación.

Con el propósito de ayudar a todas aquellas personas que desean ser felices en pareja sin sacrificios ni sufrimientos innecesarios, he escrito el libro Amor de verdad (Planeta / Zenith, 2016): una guía para encontrar pareja y mantener la relación aplicando el arte de la negociación.

Como explico en mi libro con detalle, tener éxito en el amor depende de tres factores. Veamos cada uno de ellos:

1.- Abrir nuestro corazón al amor

Para encontrar pareja es fundamental mantener una actitud abierta, positiva y receptiva, y actuar de forma proactiva para conocer gente en diferentes entornos y contextos. Sin embargo, no todas las personas que quieren encontrar pareja, están realmente abiertas al amor.

Hay quienes piensan que “el mercado está muy mal” y van por la vida sin ninguna expectativa de encontrar a alguien que valga la pena, se cierran en sí mismas y no se abren a la posibilidad de encontrar el amor. De este modo, su creencia se convierte en realidad.

Por otro lado, las personas que tienen miedo a ser heridas evitan la verdadera intimidad y, de forma inconsciente, practican muchas formas de “auto-sabotaje”. Por ejemplo, cuando conocen a alguien ponen el foco de atención en lo negativo y se vuelven ciegas a todas sus cualidades y características positivas. Colocan el listón tan alto que no hay nadie que pueda estar a la altura de sus expectativas.

En mi libro explico las técnicas y recursos más útiles para gestionar las emociones negativas, potenciar una actitud atractiva y dominar el arte del cortejo.

2.- Elegir a una persona compatible

El éxito de una relación amorosa empieza con una buena elección de pareja. Lamentablemente, muchas veces elegimos sin criterio o, peor aún, con criterios superficiales, confiando en que la pasión y la química constituyan la señal inequívoca de que avanzaremos sin tropiezos por el camino de la felicidad. ¡Qué ilusos e ingenuos somos!

Confundimos torpemente el estado de enamoramiento con el amor verdadero, construido no sólo desde la pasión, sino también desde la amistad, el respeto, el cariño, la confianza, la reciprocidad y el compromiso. Pero este amor sólido y duradero únicamente es posible si existe un alto grado de compatibilidad. Enamorarse de alguien con quien no somos compatibles conduce a un fracaso garantizado, ya que el sentimiento amoroso nunca es suficiente para que la relación funcione.

Por lo tanto, elegir a una persona cuyos valores, estilo de vida, estilo afectivo y sexualidad sean compatibles con los nuestros es condición necesaria para tener éxito en nuestra relación de pareja.

En mi libro doy las claves para aprender a elegir no sólo con el corazón, sino también con la cabeza.

3.- Negociar con la pareja desde la igualdad de poder

En la vida de cualquier pareja, por más compatibles que sean sus miembros, surgirán discrepancias, conflictos de intereses y expectativas individuales no cumplidas. Si no son capaces de encontrar soluciones que sean satisfactorias para ambos, aparecerán la decepción, el enfado, la rabia, el resentimiento, el distanciamiento emocional, hasta que, finalmente, no habrá vuelta atrás y se producirá la temida ruptura.

Afortunadamente, los seres humanos hemos desarrollado una metodología eficaz para gestionar a la vez el conflicto y la necesidad de cooperación: se trata de la negociación. Negociar es el arte de llegar a un acuerdo que sea satisfactorio para ambas partes, es decir, un acuerdo en el que todos ganen.

Si queremos una relación de pareja en la que exista un equilibrio entre “lo que doy” y “lo que recibo”, deberemos plantearla desde la igualdad de poder y la reciprocidad.

Negociar con la pareja, de igual a igual, no sólo es la mejor manera de gestionar los conflictos, sino también de prevenirlos.

En definitiva, Amor de verdad promueve un romanticismo sano (disfrutamos juntos con amor) frente al romanticismo disfuncional (sufro por un mal amor).