5 miedos que nos alejan del amor de verdad

El miedo es uno de los principales enemigos del amor. Muchas personas no son conscientes de que tras su dificultad para encontrar el amor de verdad y ser felices en pareja se esconde una gran dosis de miedo. He aquí una lista de los miedos más comunes y algunos consejos para afrontarlos.

1.- Miedo a ser herido o abandonado

Las personas que tienen miedo a sufrir desconfían del amor y evitan la verdadera intimidad. Puesto que no están dispuestas a arriesgarse, suelen adoptar distintas estrategias para “mantener el control” y protegerse.

Por ejemplo, cuando conocen a alguien ponen el foco de atención en lo negativo y se vuelven ciegas a todas sus cualidades y características positivas. Así, nadie está a la altura de sus expectativas.

Otra estrategia es entablar relaciones con personas inmaduras, sabiendo de antemano que dichas relaciones no llegarán a ninguna parte. Y si, por casualidad, atraen a la persona adecuada, practicarán alguna forma de autosabotaje con el fin de evitar que la relación se consolide.

Afrontar este miedo comporta diferentes pasos. El primero es aceptar que en el amor, al igual que en cualquier área de nuestra existencia, no podemos tener la certeza de que seremos felices eternamente. Una vez aceptada esta realidad, podemos minimizar el riesgo de sufrir por amor si actuamos con prudencia.

Si te das cuenta de que has encontrado una persona que es la adecuada para ti, pero tú sigues teniendo miedo, entonces tendrás que hablar con ella para confesarle tu miedo y expresarle todos tus sentimientos al respecto.

2.- Miedo al rechazo

Las personas con niveles elevados de miedo al rechazo suelen adoptar, de forma inconsciente, estrategias altamente disfuncionales. La más común es la de evitar el contacto y la interacción con los demás. Quienes la practican se sienten cada vez más solos y más inseguros, puesto que cada vez que rehúyen a los demás aumenta su sensación de incompetencia social.

También tenemos a los que para evitar el rechazo adoptan una actitud defensiva, que se hace visible a través de su lenguaje verbal y no verbal. Con ello, lo único que consiguen es que los demás los consideren desagradables y, en consecuencia no quieran acercarse a ellos.

No hace falta decir que ambas estrategias son totalmente contraproducentes para encontrar pareja.

Si quieres encontrar pareja, es muy importante que potencies todos aquellos comportamientos que hagan que los demás se sientan bien contigo y, por lo tanto, busquen tu proximidad. Las personas simpáticas, amables, positivas y abiertas a los demás encuentran pareja con mucha más facilidad que las que no poseen dichas características.

3.- Miedo a equivocarse

Equivocarse en la elección de pareja conlleva no solamente una pérdida de tiempo, sino que también puede ser una fuente de sufrimiento innecesario. En consecuencia, el miedo a equivocarse es funcional, siempre y cuando no te impida relacionarte de una manera sana con las personas que podrían ser potenciales parejas.

El mejor antídoto contra el miedo a equivocarse es actuar con prudencia. Esto significa que tienes que ir muy despacio para conocer bien a la persona y ver si sois compatibles en valores, estilo de vida, estilo afectivo y sexualidad.

4.- Miedo al compromiso

No puede existir amor de verdad sin compromiso.

El compromiso va más allá de la pasión erótica y romántica. Es una decisión que se toma (o debería tomarse) de forma consciente, una vez conocemos bien a la otra persona y vemos que somos compatibles.

Si quieres una relación de pareja con compromiso, deberás evitar iniciar relaciones con personas que ya te dicen claramente que no quieren comprometerse. Sin embargo, si alguien que te gusta mucho te dice que quiere una relación seria, pero reconoce que tiene miedo y pide ir despacio, puedes darle la oportunidad de que poco a poco afronte sus miedos. De todos modos, tienes que notar que la relación avanza, aunque sea lentamente, hacia el compromiso.

5.- Miedo a la soledad

Mientras que el deseo de tener pareja es sano y funcional, la necesidad imperiosa de estar con alguien es altamente disfuncional, y es un claro indicador de baja autoestima.

Quienes no saben estar solos suelen atraer sin quererlo, a personas que no les convienen: gente inmadura, mentirosa, que no quiere comprometerse, que sólo quiere sexo, etcétera. Esto es así, porque los demás perciben su necesidad de compañía y se aprovechan de ellos, llegando incluso a maltratarlos psicológicamente (e incluso, físicamente).

Quien tiene miedo a la soledad suele permanecer en relaciones insatisfactorias porque no puede soportar la sensación de estar solo. Lamentablemente, dichas relaciones le provocan más sufrimiento que la propia soledad.

Si tras leer este apartado te das cuenta de que el miedo a la soledad dificulta que encuentres a la persona adecuada para compartir tu vida, es muy importante que trabajes tu autoestima, para que te sientas bien contigo mismo, y seas capaz de atraer el amor de verdad.

Si quieres encontrar pareja y disfrutar de una relación sólida y duradera, te recomiendo mi libro Amor de verdad (Planeta / Zenith, 2016): una guía que te dará todas las claves para conseguirlo.